¿Qué significa aplanar la curva?

Cuando no se aplican medidas preventivas, el número de casos que necesitan ser atendidos en hospitales durante el pico de la epidemia es muy alto y el sistema de salud se satura. En otras palabras, las camas en los hospitales, el personal médico, y los insumos como medicamentos no son suficientes para atender a tantas personas al mismo tiempo, por ejemplo, en dos o tres semanas, y esto aumenta el número de muertos. Además, esto también limita que pacientes con otras enfermedades puedan ser atendidos y hospitalizados.

Si aplicamos medidas preventivas, como distanciamiento físico y lavado de manos, la velocidad de transmisión disminuye, las personas se seguirán enfermando, pero de a pocos a la vez, por tanto, es una forma de ganar tiempo para que el sistema no se sobrecargue, y para mejorar lo que ya está, por ejemplo, aumentando el número de camas en los hospitales, comprando más material de atención, y entrenando o contratando más personal médico. Esto es aplanar la curva, bajar el número de casos por día y achatar el pico como se ve en la figura. 

Aplanar la curva. Con medidas preventivas se disminuye el número de casos por día, y se gana tiempo para mejorar los hospitales, por ejemplo, comprando más camas. Creado con Biorender.

¿Por qué es importante el distanciamiento físico?

Cuando se habla se distanciamiento físico, no es solo quedarse en la casa, esto también incluye evitar lugares con mucha gente, en otras palabras, disminuir el contacto físico con otras personas. Es por eso que en casi todos los países han cancelado conciertos y eventos, las iglesias y las instituciones educativas se han cerrado, y los aeropuertos y servicios públicos de transporte han disminuido al máximo sus operaciones. 

Todas estas medidas sirven para disminuir el número básico de reproducción (R0 o R sub-cero), es decir, a menor contacto con otros, menor número de infectados en un momento determinado. Si usted no está infectado y se queda en la casa, pues se está protegiendo a usted mismo. Si usted está infectado debería quedarse al menos 14 días en su casa o en el hospital, lo que evita que otros se infecten, y protege a los que pueden tener riesgo de enfermar gravemente. 

El distanciamiento físico no garantiza que no nos vayamos a infectar en el futuro, pero si disminuye el chance. Por diversas circunstancias, el quedarse en casa no es una opción para todos, por eso, la recomendación es usar medidas que al menos disminuyan el contacto: guardar distancia, lavarse las manos y usar tapabocas. La idea es que cada uno haga lo que esté a su alcance para ayudar. Por ejemplo, no ir a fiestas o eventos con mucha gente puede ser de mucha ayuda.

  El distanciamiento físico es importante para disminuir el número de infectados ya que todavía no tenemos una vacuna. Entre los infectados algunos tendrán una enfermedad grave y con el distanciamiento podemos disminuir el número de casos. Creado con Biorender.

Si estoy infectado, ¿a cuántos más puedo infectar?

Empecemos por decir que el estudio y descripción de las enfermedades en una población son hechos desde la epidemiología. Esta tiene en cuenta los patrones de la enfermedad que está siendo estudiada, es decir, el tiempo que tarda en aparecer o en la época del año en los que aparece; el lugar donde aparecen los casos; y el grupo de personas más afectadas o en mayor riesgo de enfermarse. Toda esta información sirve para conocer mejor la enfermedad y poder predecir que va ocurrir, por ejemplo, si la enfermedad aparece en otro país o en otro momento del año. Por tanto, también sirve para sugerir medidas que ayuden a controlar o disminuir los riesgos de infectarse o enfermarse. Los pronósticos que se hacen son basados en hechos y pueden cambiar en el tiempo si el comportamiento de la enfermedad cambia. 

En epidemiología existe un valor llamado número básico de reproducción (R0 o R sub-cero) que indica cuantas personas se contagian por cada persona que está infectada, lo cual permite calcular cuántos infectados habrá en un tiempo determinado. Este valor R0 cambia para cada enfermedad infecciosa, puede ser porque esta sea transmitida de persona a persona como el caso de COVID-19 o por un mosquito como el caso de dengue. En otras palabras, es una medida de que tanto se transmite la enfermedad. 

Por ejemplo, una persona con sarampión puede infectar a 18 personas más, mientras que una con gripa infecta máximo 2 personas. En el caso de COVID-19, una persona infectada puede infectar a 2 personas más, es decir, que después de un mes se calcula que esa persona infectará a 406 con los que se haya encontrado en su día a día. Sin embargo, estos números pueden cambiar en el tiempo según las medidas preventivas que se tomen. Además, el virus SAR-CoV-19 ha estado circulando por muy poco tiempo y todavía es necesario colectar más información para refinar estos datos.    

Número básico de reproducción (R0). En rojo personas infectadas y en verde azul los no infectados.